Scones Irlandeses renovados

Esta receta de Scones Irlandeses es súper simple  te invitamos a que la hagas en casa para hacerle frente a los días otoñales aburridos de lluvia y frío.

Los Scones Irlandeses son íconos de sabor y textura.

Siempre deben tener los siguientes signos para ser lo mejores Scones Irlandese:

  • -Tener textura crujiente.
  • -De interior húmedo y denso ( para que esto ocurra es preciso que no se abra el horno durante el período de cocción)
  • -Sabor ligeramente dulce y exquisitos.

Pero por sobre todas sus características, un mordisco de Scones Irlandeses debe ser como un fuerte abrazo.

Al ser una variedad de panecitos, se los puede acompañar tanto con mermeladas o dulces como con quesos y fiambres. Te invitamos a que intentes esta receta y los acompañes con lo que más te guste.  

Ingredientes necesarios para preparar 12 Scones Irlandeses grandes

  • Harina leudante 500 gr
  • Levadura fresca 25 gr
  • Azúcar impalpable 2 cucharadas
  • 1 pizca de sal
  • Manteca bien fría 200 gr
  • 2 Huevos
  • 150 ml de leche
  • Opcional: frutos rojos.

Pasas para preparar Scones Irlandeces

  • -Precalentar el horno a 180ºC .
  • -Enmantecar y enharinar una bandeja.
  • -Tamizar la harina y mezclarla con la sal, azúcar en un bowl grande.
  • -Añadir la manteca en cubitos. Utilizar las yemas de los dedos para integrar la manteca con la mezcla anterior. Amasar un poco hasta obtener una textura similar a la de migajas de pan. *Importante: en caso de querer cocinar Scones Irlandeses con frutas, incorporarlas en este paso.
  • -En otro bowl batir los huevos con la leche. Agregar la mezcla a la masa anterior y remover bien para que todos los ingredientes se unan de manera homogénea.
  • -Colocar la masa en una superficie firme. Puede ser una mesa o mesada. Es necesario enharinar la superficie para que no se pegue la masa.
  • -Amasar suavemente de manera contínua hasta que la masa tenga una textura consistente.
  • -Utilizar un palote para extender la masa. La masa debe tener unos 3 o 4 cm de grosor.
  • -Utilizar un cortante redondo para cortar los Scones Irlandeses y colocarlos en la bandeja enharinada para horno con una distancia de entre dos y tres centímetros para que cuando crezcan no se peguen. Para obtener la superficie brillosa barnizar los Scones con leche tibia.
  • -Hornear los Scones Irlandeses durante unos 12 minutos (cuando estén apenas doraditos)

En las tan tradicionales casas de té o cafeterías se suelen servir tibios y abiertos a la mitad con alguna manteca o mermelada para ponerles en el centro.

En caso de haber preparado demasiada masa, ¡no te preocupes! siempre se puede congelar. Hay dos opciones, una es la más fácil, poniendo en un film apto para ser congelado la masa hecha un bollo y guardándola en el freezer. Pero la otra opción es llegar hasta el penúltimo paso y una vez que estén cortados los Scones Irlandeses colocarlos en una base y al freezer, luego que los Scones ya estén bien fríos y no se peguen se pueden colocar un sobre el otro (para que ocupen menor espacio) y dejar en freezer hasta por tres meses.